19 feb. 2012

Seguridad Industrial - Sectores Industriales

Temas tratados en el Blog

  • AGRICULTURA (102)
  • APARATOS Y EQUIPOS ELECTRICOS (10)
  • CAZA (20)
  • ENVASADO (4)
  • GANADERIA Y CRIA DE ANIMALES (88)
  • INDUSTRIA ALIMENTARIA (96)
  • INDUSTRIA DE LA MADERA (17)
  • INDUSTRIA DE LAS BEBIDAS (53)
  • INDUSTRIA DEL CAUCHO (14)
  • INDUSTRIA DEL PAPEL Y DE LA PASTA DE PAPEL (41)
  • INDUSTRIA FARMACEUTICA (26)
  • INDUSTRIA FORESTAL (89)
  • MICROELECTRONICA Y SEMICONDUCTORES (1)
  • MINAS Y CANTERAS (4)
  • PESCA (70)
  • PETROLEO Y GAS NATURAL (1)
  • PREVENCION (1)
  • PROCESADO QUIMICO (34)
  • PROCESOS INDUSTRIALES (4)
  • PRODUCCION Y DISTRIBUCION DE ENERGIA ELECTRICA (40)
  • RIESGOS (7)
  • SECTORES DE LA PRODUCCION ALIMENTARIA (2)
  • TABLAS (1)

    viernes 6 de enero de 2012

    MICROELECTRONICA Y SEMICONDUCTORES - PERFIL GENERAL (I)

    La diversidad de procesos y productos en el sector de la microelectrónica y los semiconductores es inmensa. El debate sobre salud y seguridad en el trabajo de este capítulo se centra en la producción de circuitos integrados (CI) de semiconductores (tanto en productos basados en silicio como en compuestos de valencia III-V), la producción de tarjetas de conexionado impreso
    (PWB), el montaje de tarjetas de circuito impreso (PCB) y el montaje de ordenadores.
    El sector se compone de numerosos segmentos importantes. La Electronics Industry Association utiliza el desglose siguiente en los informes sobre las tendencias, ventas y empleo relativos al sector:

    • componentes electrónicos;
    • electrónica de consumo;
    • telecomunicaciones;
    • comunicaciones para la defensa;
    • ordenadores y periféricos;
    • electrónica industrial;
    • electrónica médica.

    jueves 5 de enero de 2012

    Riesgos para la salud en el trabajo y controles Plomo (II)

    Por lo común se emplea a un profesional de la salud en el trabajo para tomar muestras de sangre a los trabajadores expuestos. La periodicidad de los aná lisis puede ser anual para los trabajadores de bajo riesgo y trimestral para quienes trabajan en departamentos de alto riesgo (p. ej., empastado). Si el nivel de plomo en sangre de un trabajador supera el límite legalmente establecido, será preciso apartarlo de cualquier exposició n hasta que el nivel disminuya y alcance un valor aceptable para el asesor mé dico.
    La toma de muestras de aire es complementaria a los aná lisis de sangre. Es preferible el muestreo personal que el está tico. Debido a la variabilidad inherente a los resultados, suele ser necesario tomar un gran nú mero de muestras de plomo en aire. Utilizando procedimientos estadísticos correctos en el aná lisis, los datos obtenidos ofrecen informació n sobre posibles fuentes de plomo y constituyen una base a partir de la cual realizar mejoras en el diseñ o té cnico. Es posible utilizar muestreos de aire perió dicos a fin de evaluar la eficacia continuada de los sistemas de control.
    Las concentraciones admisibles de plomo en aire y en sangre varían según el país, y en la actualidad oscilan entre 0,05 y 0,20 mg/m3 y entre 50 y 80 mg/d l respectivamente. La tendencia a la baja de estos límites es constante.
    Además de los controles té cnicos normales, son necesarias otras medidas para minimizar las exposiciones al plomo. En ninguna zona de producció n deberá permitirse comer, fumar, beber ni mascar chicle.
    Deberán existir instalaciones adecuadas donde los trabajadores se laven y se cambien, guardando la ropa de trabajo sepa- rada de la ropa y el calzado personales. Las duchas y los lavabos deberá n estar ubicados entre las zonas limpias y sucias.

    miércoles 4 de enero de 2012

    Riesgos para la salud en el trabajo y controles Plomo (I)

    El plomo es el principal riesgo para la salud asociado a la fabricación de baterías. La principal vía de exposició n es la inhalación, pero la ingestión tambié n plantea problemas si no se presta atención suficiente a la higiene personal. En todas las fases de la producció n hay posibilidad de exposición.
    La fabricació n de ó xido de plomo puede ser muy peligrosa. Las exposiciones se controlan automatizando el proceso, apartando así a los trabajadores del riesgo. En muchas fá bricas, el proceso lo lleva a cabo una sola persona.
    En el moldeo de parrillas, la exposició n a los humos de plomo se minimiza con ventilació n aspirante local (VAL) y con el control termostá tico de los tanques de plomo (las emisiones de humos de plomo aumentan bastante por encima de los 500 C).
    La escoria plumbosa que se forma sobre el plomo fundido tambié n puede causar problemas, ya que contiene una gran cantidad de polvo muy fino y es preciso tener gran cuidado al eliminarla.
    Las zonas de empastado son lugares donde tradicionalmente existe una alta exposició n al plomo. El mé todo de fabricació n suele dar lugar a que las má quinas, suelos, delantales y botas reciban salpicaduras de fangos de plomo. Estas salpicaduras se secan y producen polvo de plomo que queda en suspensió n en el aire. Como mé todo de control, se mantienen los suelos permanentemente mojados y se friegan a menudo los delantales.
    La exposició n al plomo en otros departamentos (formación eléctrica, corte de placas y montaje) es consecuencia de la manipulación de placas secas y polvorientas, y se reduce al mínimo por medio de sistemas de VAL y con el uso apropiado de equipos de protecció n individual.
    Muchos países tienen leyes que limitan el grado de exposición en el trabajo y existen normas numé ricas de niveles de plomo en aire y de plomo en sangre.

    martes 3 de enero de 2012

    Formación eléctrica, corte y montaje de las placas

    son dos los procesos de formación eléctrica a los que se someten las placas de las baterías: la formación en cuba y la formación en el elemento. En el primero de ellos, las placas se introducen en grandes bañ os de á cido sulfú rico diluido y se pasa una corriente continua para formar las placas positivas y negativas. Una vez secas, las placas se cortan y se montan, separadas por tabiques, en la caja de la batería. Las placas de igual polaridad se conectan soldando sus orejetas.
    En el segundo proceso, las placas se forman elé ctricamente

    lunes 2 de enero de 2012

    Caucho Problemas de salud y seguridad (II)

    Muchos trabajadores en este tipo de plantas sufren dermatitis de contacto, sin que muchas veces este hecho se haya podido relacionar con una sustancia en particular. Algunos de los productos químicos relacionados con la dermatitis han dejado de utilizarse en la fabricación de neumáticos en Norteamérica, pero muchos de los productos químicos sustitutivos no está n evaluados completamente.
    Otros problemas identificados en la fabricación de neumáticos son los trastornos cró nicos o acumulativos, como la tenosinovitis, el síndrome del tú nel carpiano, la sinovitis, la pérdida de audició n por ruido y otros trastornos causados por movimientos, vibraciones o presiones repetitivos. El proceso de fabricació n de neumá ticos conlleva, intrínsecamente, que gran parte de los trabajadores de producció n tengan que efectuar excesivas y mú ltiples manipulaciones de material y productos. En algunos países ya se han introducido y se siguen introdu- ciendo numerosas mejoras para solucionar este problema. Muchas de ellas han sido iniciativa de los trabajadores o de comité s conjuntos empresa-trabajadores. En algunos casos se han introducido controles de ingeniería para la manipulación de materiales y productos (véase la Figura 80.10).
    Debido en parte a la reestructuració n de las plantillas, en muchas plantas de fabricación de neumáticos la edad media de los trabajadores va en aumento. También hay cada vez má s plantas de fabricación de este tipo que operan de forma continua. En muchas instalaciones se realizan turnos de 12 horas y/o turnos rotativos. Se está estudiando la posible relación entre turnos de trabajo ampliados, edad y trastornos acumulativos.

    domingo 1 de enero de 2012

    Caucho Problemas de salud y seguridad (I)

    Los problemas de salud y seguridad en las instalaciones de fabricación de neumáticos siempre han sido y siguen siendo de la mayor importancia. A menudo, el impacto de los accidentes graves puede encubrir enfermedades asociadas a las exposiciones en el puesto de trabajo. A causa de los prolongados períodos de latencia, algunas enfermedades no son evidentes hasta despué s de que el trabajador ha abandonado su trabajo. Ocurre que muchas enfermedades ocasionadas por exposiciones laborales en plantas de fabricació n de neumá ticos no llegan a relacionarse jamá s con el trabajo realizado. Pero enfermedades como el cá ncer siguen siendo frecuentes entre los trabajadores de plantas de caucho.
    Se han realizado numerosos estudios científicos con trabajadores de fá bricas de neumá ticos. En algunos de ellos se ha identificado un incremento de la mortalidad por cá ncer de vejiga, estó mago, pulmó n, hematopoyé tico o de otros tipos. Dicho incremento no suele atribuirse a un producto químico concreto, sino a exposiciones prolongadas a diferentes sustancias químicas y/o a una combinació n simultá nea de varias de ellas. A menudo se producen cambios en la formulació n de los materiales utili- zados en la fabricació n de neumá ticos. Estos cambios en el tipo y la cantidad de los componentes constituyen una dificultad adicional para la detecció n de los agentes causales.
    Otro problema de los trabajadores de las plantas de fabricación de neumá ticos son las enfermedades o irritaciones respira- torias (opresión en el pecho, disnea, reducció n de la funció n pulmonar y otros síntomas respiratorios). El enfisema es una de las causas má s comunes de jubilación anticipada. Estos problemas son má s comunes en las á reas de vulcanización, procesamiento (premezclado, pesado, mezclado y calentamiento de materias primas) y acabado final (inspección). En las zonas de procesamiento y vulcanización las exposiciones químicas se deben a menudo a una gran cantidad de elementos a niveles de exposición relativamente bajos. Muchos de los componentes individuales a que están expuestos los trabajadores no está n regulados por los organismos gubernamentales y en muchos casos ni siquiera se ha investigado adecuadamente su toxicidad o carcinogenicidad. En los Estados Unidos, los trabajadores de estas á reas de las fá bricas de neumáticos no suelen estar obligados a utilizar protecció n respiratoria. Hasta el momento no ha sido identificada una causa evidente de estos problemas respiratorios.

    sábado 31 de diciembre de 2011

    Inspección y acabado

    Después de la vulcanización y antes de que el neumático sea almacenado o expedido, se realizan las operaciones de acabado y de inspección. En la operació n de acabado se recortan las rebabas de caucho del neumá tico procedentes de los orificios de ventilación del molde de vulcanización. Además, a veces es necesario pulir los sobrantes de caucho en los flancos o en las inscripciones del neumá tico.
    Uno de los principales riesgos a que están expuestos los trabajadores cuando manipulan un neumá tico vulcanizado son los movimientos repetitivos. Ademá s, en las operaciones de acabado o pulido de los neumá ticos, los trabajadores se ven expuestos al polvo de caucho o a partículas (vé ase la Figura 80.9), que pueden causar enfermedades respiratorias. Un riesgo adicional reside en los disolventes de la pintura protectora que a menudo se utiliza para proteger los flancos o las inscripciones del neumático.
    Una vez acabado, el neumá tico está listo para ser almacenado o expedido a su destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario