29 feb. 2012

Radiaciones ionizantes: normas de protección

Introducción
La utilización de fuentes radiactivas o generadores de radiaciones ionizantes exige el establecimiento de medidas preventivas para la protección de los trabajadores expuestos y de la población en su conjunto al objeto de prevenir la producción de efectos biológicos no estocásticos y limitar la probabilidad de aparición de efectos biológicos estocásticos como consecuencia de las actividades que impliquen riesgo de exposición a radiaciones ionizantes.
La Comunidad Económica Europea, de acuerdo con las directrices de la Comisión Internacional de Protección Radiológica y de la Comisión Internacional de Unidades Radiológicas a través de EURATOM ha establecido una serie de Directivas específicas referentes a la protección radiológica que son de obligado cumplimiento en todos los Estados miembros, previa trasposición a su legislación. En España, las medidas de protección radiológica están recogidas en el Reglamento sobre Protección Sanitaria contra Radiaciones Ionizantes (R.D. 53/92 de 24.1.B.O.E. 12.2.1992).
El Reglamento de Protección Sanitaria contra Radiaciones Ionizantes es aplicable a toda clase de actividades nucleares y radiactivas, incluyendo las explotaciones de minerales radiactivos, la producción, tratamiento, manipulación, utilización, posesión, almacenamiento, transporte y eliminación de sustancias radiactivas. Así mismo es de aplicación a los aparatos productores de radiaciones ionizantes y a cualquier actividad que implique un riesgo derivado de las mismas.
El cumplimiento de dicho Reglamento corresponde a la Administración competente en cado caso por razón de la materia y al Consejo de Seguridad Nuclear en el ámbito de sus funciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario